Árbitros, por qué hay que odiarlos.

Los árbitros son una figura de odio por naturaleza, blanco de insultos y siempre el centro de la polémica futbolística.

Image1

El árbitro siempre tiene la imagen de ser malvado e injusto, al cual muchas veces se le recarga la culpa de la derrota de algún equipo. Siempre acertará en las decisiones que le favorezcan a algún equipo, pero en el momento que toma una decisión en su contra, será abucheado, chiflado, y siempre se le recordará a su ‘pobre madre’.

El árbitro, se ha tomado como la figura mala del partido, pero muy pocos se han atrevido a reflexionar acerca de la importancia de éste; en gran medida es el que controla y regula el partido; en sí, es el que condiciona los ánimos de los jugadores, es quien previene y castiga, sin él los partidos serían diferentes.

Imagen2

Nadie corre más que él, es el único que está obligado a correr todo el tiempo, y en recompensa a tanto sacrificio, la multitud grita exigiendo su cabeza. Desde el principio al final de cada partido, sudando la gota gorda, el árbitro está obligado a perseguir la pelota que va y viene entre los 22 jugadores.

A veces, la decisión del árbitro coincide con la voluntad del hincha, pero ni así consigue ganarse tan siquiera un aplauso.

Su trabajo consiste en hacerse odiar. Ésta es la única unanimidad del fútbol: todos lo odian.

Imagen3

@BalonesYMujeres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s